Amanece y veo el sol pintando el día.
Puedo ver tan claro… tan lejos…
Me bautiza la frescura de su luz,
puedo oler el campo y su sangre azul.

La calma se adueñó de la avenida,
una mezcla de paz y de alegría.
¡Es mágico este día! No están ni la rutina, ni el café.
Hoy tengo tiempo para un “terere”.

Hoy es domingo, tengo una cita conmigo,
con el rojo del camino y con el agua del río.
Hoy es domingo, con amigos y contigo
disfrutar es tan sencillo, sólo puedo ser feliz.

La ciudad parece que está descansando,
la cubre una brisa de campo…
Suenan las campanas de la catedral
uniendo plegarias a una sola voz.

Hay un pueblo celebrando allá a lo lejos
con música de bandas y un rodeo
¡Es mágico este suelo! Hoy miro alrededor y puedo ver
que aquí puede la vida florecer.

Hoy es domingo, tengo una cita conmigo,
con el rojo del camino y con el agua del río.
Hoy es domingo, con amigos y contigo
disfrutar es tan sencillo, sólo puedo ser feliz.

El ocaso se lleva este día a dormir
y en los días siguientes volveré a decir

Hoy es domingo, tengo una cita conmigo,
con el rojo del camino y con el agua del río.
Hoy es domingo, con amigos y contigo
disfrutar es tan sencillo, sólo puedo ser feliz.

Letra y música: David Portillo Bianciotto